LGIB

La ebriedad de la noche me alcanza
yo
ya soy ella
y
aún sin luna
canto.

Erika Almenara, 28.2.06 07:55

3 comentarios

Nos sentimos ya lazos de la luz.

Erika Almenara, 07:55

1 comentarios

Con mano omnipotente
colocó sobre él una losa que
ningún poder levanta.

Erika Almenara, 07:47

0 comentarios

Acostumbrarse - todavía- a la noche
hace pesada la existencia
no noto lo bello de un atardecer,
el dormir de las flores,
la luz de las luciérnagas
no,
todavía no.

Erika Almenara, 07:26

0 comentarios

Ni gato,
ni oso,
ni perro

tú, haciéndome oler al frío,
adorar al frío

ganándote el espacio por el que luchamos cada noche
atando mis manos
asiendo mis piernas
moldeando mi vientre.

Erika Almenara, 24.2.06 13:48

3 comentarios

¿A dónde van mis palabras mudas de frases entre líneas cuando estuve lejos?

Erika Almenara, 22.2.06 09:12

7 comentarios

Y si en el fondo hubo veneno, nos atragantamos de él y los años han pasado y acá estamos enfrentados en el papel. Yo ya no quiero ganarte - como antes sí - la vida ahora es real, el asma se ha ido. Puedo gritar, puedo respirar.

Erika Almenara, 08:43

2 comentarios

Un mar revuelto de veranos que desde la orilla miro siempre de tu mano.

Erika Almenara, 08:38

2 comentarios

A LH

La sumisión entera frente a la carne
la pérdida del egoísmo original para hacernos seres fragmentados,
milagrosamente fragmentados
cuando llega la mañana y pones tu leche en mi café.

Erika Almenara, 14.2.06 06:12

3 comentarios

Easy mornings

La calma aguarda tras la mañana
el sol ilumina el rostro donde se estrellan aureolas de humo que creo desde mi boca

las piernas cruzadas
el vientre húmedo
tú,
reflejo en mi cuerpo

figura en mi cuerpo

aureolas que se estrellan en la nada.

Erika Almenara, 13.2.06 14:33

2 comentarios

Celebro la muerte interrumpida


Los ojos sobre la luna sin inviernos que dejar atrás.

Erika Almenara, 11.2.06 19:21

0 comentarios

He pasado por la sinagoga y no he hallado muerte.
Estoy en Jerusalén y los niños ríen y juegan y no existen hondas, ni piedras, ni soldados.
¿Es este el sueño de una bestia?

Erika Almenara, 9.2.06 18:48

0 comentarios

Fuimos dos observando a la cera caer de la llama. Vimos cómo antiguos y determinados colores se diluían creando extrañas figuras mezcladas en colores. Nuestras manos detenidas y cansadas yacían entre almohadas que manchadas de un líquido conocido nos recordaban cuánto nos amábamos. De pronto, tú decidiste vestirte y tus ropas apagaron mi furia que minutos atrás te perteneció sólo a ti. Abriste la puerta y sin despedirte te fuiste.

Erika Almenara, 18:46

6 comentarios

Encontrar un rostro entre los miles
y
parecidos rostros

hallar las cejas,
la boca,
y
las manos,
de una extraña que lleva mi nombre.

parirme yo misma.

Erika Almenara, 18:43

2 comentarios

Chance

¿Y qué si cerramos nuestros ojos para cometer equivocaciones?
¿Y qué si nos arrancamos la vida a susurros ajenos?
¿Y qué?
¿Y qué importa ya si sus ojos sólo revelan muerte?

Abre la boca y grita, siente tus estruendos huérfanos de sonido. Sumerge tus manos en la tierra, llénate de ella. Bebe el agua de aquel caño que silencioso te ofrece maravillas.

Erika Almenara, 5.2.06 08:31

3 comentarios

Despedida

A Impacta le dedico estos versos, a un tiempo que le sucedieron mucho sueños que nacieron desde sus entrañas.

A la verdadera Impacta le canto, a la de los padres honestos que no ostentan poder si no beneficio moral, a los que no se creen dioses, ni son diablos.

Impacta fue mi casa, la de la esquina blanca en donde desde sus rincones se escucharon risas de una inocencia compartida.

Impacta fue sueño hecho carne y en sus silencios yo encontré verdades. Impacta me mostró.

Impacta sin embargo me ha pedido que calle sin darse cuenta que yo llegué a ella con la boca abierta.

Impacta ha secado lagrimas sustituyéndolas por lamentos a puerta cerrada,
Impacta me ha regalado un amigo ciego que blasfemando me extiende la mano.

Hoy ya me voy de ti Impacta, has sido madre y puta, has sido música, silencio y también has sido latido. Por eso te canto esta noche, porque salgo de ti empeñada en creer que los sueños no mueren, porque te soñé antes de que fueras poema y desde ti me lanzo hacia esos sueños que he parido contigo.

Erika Almenara, 08:24

0 comentarios

La felicidad de ha traducido en el instante en que mis ojos se abren para mirarte y encuentran a los tuyos esperando. Y es que fue como si supiéramos, como si siempre lo hubiésemos sabido. Faltaba el momento, la ocasión. Las cartas estaban echadas. Era sólo cuestión de tiempo.

Erika Almenara, 08:21

0 comentarios