LGIB

Gonzálo Casusol

Este es el tipo de narración que puede ofrecer Gonzálo Casusol. Gonzálo tiene el don del "diálogo" pues en las dos novelas que ha escrito, estos representan la característica más resaltante de su literatura. La narración de Gonzálo es de una fluidez deliciosa que genera apetito voraz por continuar leyéndo lo que escribe, además, posee un excelente manejo del humor.

Gonzálo fue uno de los que utilizó sus artes literarias para rendirle homenaje a nuestra compañera, la gran Jime a través del escrito que consigno a continuación. A Gonza lo pueden encontrar en: http://el_salmon.blogspot.com/

Jimena Pinilla

La primera vez que hablé con Jimena Pinilla yo tenía un montón de poemas esparcidos en papeles sobre la mesa. Estaba temeroso de enseñárselo a la gente que todavía no conocía aquel invierno del 2004 en el CCPUCP. Aquella chica, sin embargo (digo chica porque Jimena siempre aparentó ser menor de lo que era, y en ése momento yo la consideré como “una chica más”) quiso leer los poemas que yo tenía entre las manos y supongo que le llamarían la atención. Después de un rato me preguntó si para mí no era necesario hacer rimas, y yo le dije que depende, que mis poemas sí tenían rima pero eran un tipo de rima “más narrativa”. Acordémonos que yo tenía 18 años.El siguiente recuerdo que yo tengo de Jimena Pinilla es bajando las escaleras del CCPUCP, un martes o un jueves cualquiera en que yo converso no sé si con Bruno o con Pierre (creo que era con Bruno) acerca de que yo iba a imprimir un manojo de 100 páginas de lo que entonces era “mi novela”. Ya habríamos avanzado algo de los talleres de los sábados, así que Jimena sabía algo de aquel proyecto. En seguida se ofreció a imprimirlo en su trabajo. Yo entonces no sabía qué trabajo era ese que tenía Jimena Pinilla, y no quise incomodarla. Nunca supe si fui muy brusco al decirle que no, gracias, que yo mismo tenía planeado ir a la universidad San Marcos a hacerlo.Cuando Jimena Pinilla se enteró que yo estudiaba Ciencias de la Comunicación y que me iba a especializar en periodismo, me regaló una revista de la Universidad de Lima en la que ella había escrito una crónica. El tema de la revista era la muerte. Una mujer oscura y huesuda salía en la portada si mal no recuerdo. Pasó un tiempo hasta que leí aquel artículo. Creo que recién entonces me di cuenta de quién era Jimena Pinilla.Una vez que Jimena Pinilla leyó un cuento sobre un chico que fuma en una calle solitaria de San Isidro, yo estaba en el mismo salón que ella, y no pude evitar sentirme tremendamente identificado. No recuerdo qué le pasaba a aquel chico, si le robaban o si simplemente se quedaba ahí parado fumando como un zombi. Tampoco sé si estuvo mal sentirme identificado y pensar que lo había escrito pensando en mí. Lo único seguro era que yo en ésa época fumaba bastante parado en la calle junto al CCPUCP.Cuando terminó el primer ciclo del curso de literatura que llevé en el Centro Cultural, una parte de mí pensó que nunca volvería a ver a Jimena Pinilla ni a otras muchas personas que conocí. Claro que eso no se dio, en parte porque me matriculé el segundo ciclo y porque una tarde de verano, echado en mi cama, me puse a leer un Etiqueta Negra cuyo tema era, oh sorpresa, la muerte. Ahí también estaba Jimena Pinilla. Cuando volví al curso en el CCPUCP, era marzo del 2005 y la primera persona con la que me encontré fue ella. Yo estaba entonces con más barba y con el pelo más largo. Jimena Pinilla me lo hizo notar diciendo que cómo era posible.Una vez que se terminó el curso, hice una reunión en mi casa. Vinieron todos, excepto Ivan Thais y algunos alumnos que ahora no recuerdo. Ahí también estaba Jimena Pinilla y su esposo, una de las parejas más encantadoras que jamás he conocido. Cuando se fueron, a eso de las once o las doce de la noche, Jimena había olvidado su cartera.Cuando la recogió, un domingo antes de que yo me fuera por unas semanas a Cuzco, Jimena pasó con su esposo, que creo que se llama Juan Carlos. Antes de eso yo, inocentemente, había visto adentro de su cartera y había sacado una de las muchas tarjetas de presentación que tenía del diario El Comercio. Además de eso, Jimena no tenía absolutamente nada en aquella cartera de cuero. Cuando salí a darles la cartera, Jimena estaba dentro de aquel carro, así que yo me acerqué para darle un gran beso. Claro que esa no fue la última vez que estuve con Jimena Pinilla, pero todavía me queda ésa imagen. Por alguna razón, determinada gente se cruza con uno en esta vida. No es pura casualidad. Yo me encontré con Jimena Pinilla a temprana edad. Eso me da que pensar. Todavía conservo su tarjeta.

Erika Almenara, 27.4.06 20:14

9 comentarios

Pierre Castro

Pierre Castro es esto: un grito, una exploción. Así es también pues todo lo que Pierres escribe. Personalmente, considero que la literatura de Pierre te hace reaccionar: puedes reir, llorar, molestarte pero no puedes quedar inerte al leerlo. Pierre es además un poeta, Pierre siente como pocos sienten y es por eso que escribe lo que escribe:
Génesis II
Habiendo terminado de crear todos los rostros del mundo, dios los tomó entre sus manos y los llevó hasta donde estaban las almas, las cuales, desde hacía días esperaban ansiosas por ellos. No contó que en el camino el Diablo lo haría tropezar y que todos los rostros, ya calificados, volarían en desorden por los aires. Tampoco contó con que las almas, presas de la euforia, se abalanzarían sobre los rostros más hermosos arrebatándoselos unas a otras. El Diablo no paraba de reir mientras Dios miraba atónito cómo las almas ágiles tomaban bellos rostros dejando el resto para las almas distraidas, las débiles, las tímidas, las que estaban jugando y no se dieron cuenta, o las que simplemente dormían. En un rincón el creador lloraba desesperado, mas el problema mayor vino después. Las almas ágiles, demasiado entusiasmadas con sus rostros perfectos no prestaban atención a las demás; otras tantas, en demasía vulnerables a la belleza empezaron a olvidarse de conocer lo que había bajo aquellas extrañas máscaras y otras más se refugiaron en las cuevas asustadas de tanta confusión. Fue así que esa primera raza, reacia a agruparse, empezó a extinguirse de a pocos y fue así también, que llegó el día en que Dios, viendo que no había más remedio, inventó el amor antes de huir avergonzado por lo que acababa de hacer.
Pierre también toca guitarra y mantiene un blog: http://yujuuuuuu.blogspot.com/

Erika Almenara, 19:46

1 comentarios

Bruno Portillo Seminario


En esta oportunidad no me toca hablar sobre la gran amistad que tengo con Bruno, tampoco es propio hablar sobre las tantas veces en que Bruno me ha sacado de apuros, en que Bruno me ha cocido heridas.

Esta noche pretendo hablar sobre mi relación literaria con Bruno. Nos conocimos allá, por el año 2003 en el Centro de Estudios Literarios Cornejo Polar. Fue cuando lo leí por primera vez, un cuento sobre un chancho que me entusiasmo desde ls primeras líneas. Todos los cuentos suyos que he leído posteriormente, no han dejado de maravillarme desde las primeras líneas.

Así, puedo citar comienzos que anuncian el éxito del cuento total:

"A veces, cuando mamá se recostaba en su cama y guardaba ese silencio medido y torpe al llevar las sábanas sobre su cuerpo, y me pedía que apagase la luz, yo me quedaba en el umbral de la puerta con la mano sobre el interruptor esperando que se volviese" (Sin título)

"Estas noches de invierno sin viento lo relajan, especialmente ahora que el mar está apestando y hay noches enteras en que la ciudad es atacada por ráfagas de fetidez" (Los ojos del mendigo)

"Gustavo llega al departamento a las cinco y media de la mañana después de haber bailado y bebido en un lugar oscuro hasta conseguir pasar tres horas en un hotel barato con una morena voluptuosa" (Popurrí)

"Carmen amamanta al niño sentada sobre la cama. El foco de la lámpara de la mesa de noche tiembla, y cuando me ve, me mira un segundo. Un segundo intenso. La intensidad es tan relativa. Yo acabo de tener una noche intensa, pero ella no entiende" (Héroe)

"El Viejo avanza por la acera pegado a la pared, bajo una llovizna que se nota bajo las luces de losm postes y en el brillo y los charcos del asfalto. El único sonido de la noche son los pies que arrastra el Viejo al caminar, hasta que tropieza con una bolsa de basura abierta" (Mejor vámonos)

Si quieren saber más acerca del buen Bruno: http://instanteinstanteinstante.blogspot.com/

Erika Almenara, 18:46

0 comentarios

Tributo a la Escuela de Escritura Creativa

Este grupo de personas representa uno de los momentos más reveladores de mi existencia. Esta semana, será la semana de tributo a la Escuela de Escritura Creativa de Alonso Cueto e Iván Thays, de Patricia, de Bruno, de Pierre, de Jime, de Susanne, de Paola, de Karen, de Gonzálo, de Eri. De tantos.

Erika Almenara, 18:28

4 comentarios

Pregunta I

¿Cómo explicar
con palabras sencillas y pequeñas
que, cuando llegas,
cuando te quedas unos momentos a mi lado,
haces que me olvide del mundo
y logras
sin más trabajo que mirándome a los ojos
que me sienta
simple y llanamente feliz?

Daniel Allaín
http://ehdlb.blogspot.com/

Erika Almenara, 26.4.06 10:02

5 comentarios

Oh, tú ser humano, pequeño que amas, que cagas, que matas, que mientes, que amas, develas en este día, viejos trajes olvidados frente a mis ojos, me das un golpe y me vuelves a mostrar ese antiguo corazón, ese que escondes debajo de pasiones, rencores y dolores.

Hoy yo me rectifico ante ti, sabio antiguo, me rindo a creer, viejo gigante, en tus barbas, en tu pelo canoso, en tus pies desclazos.

Esta vez voy a olvidar y ser yo quien devele aquellos trajes míos olvidados.

Erika Almenara, 25.4.06 11:30

4 comentarios

Feliz día del Libro



El día de ayer se celebró el día del libro. Un día del año en el cual se recuerda o se reflexiona acerca de la importancia del libro, de la lectura y por qué no, de la escritura. Como una de las actividades que se programaron en Lima debido a esta fecha, la Editorial Planeta organizó en la librería El Crisol una mesa en la cual cinco escritores comentaron sobre sus primeros acercamientos a la lectura.

Personalmente, tengo dos grandes maestros en lo que a narrativa se refiere. Ellos son Alonso Cueto e Iván Thays. Tuve la oportunidad de formar parte de la primera promoción de la Escuela de Escritura Creativa que ambos dirigen en el Centro Cultural de la Universidad Católica. Los menciono, en relación al párrafo anterior, debido a que ambos me regalaron una nueva visión de la lectura y de la escritura. A través de sus enseñanzas, de sus trabajos y comentarios han enriquecido mi concepción y mi criterio. Sé que es un poco tarde - ya que la fecha de celebración fue el día de ayer - pero deseaba realizar un pequeño homenaje a ambos y darles las gracias a través de este, mi blog, por haber colaborado en que yo sea una mejor persona, una más completa.

Erika Almenara, 24.4.06 07:25

4 comentarios

La noche me ha hablado, elegida y de tus manos he recibido la grata sorpresa de algunos años. Este día con sabor a bandera y me falta la voluntad. De ser roja y blanca y sentir las cosas de esta manera.

Erika Almenara, 23.4.06 11:07

1 comentarios

Blue, blue, blue y la bruja que se va porque ahora es madre y en mi mente ronda un pasado compartido, de noches y de días, de amaneceres y tu sonrísa, amiga, se la va llevando el viento y las carcajadas de tu pequeño siembran una razón y otras vez me pongo dura pero repito la canción y finalmente digo blue blue blue.

Erika Almenara, 22.4.06 15:47

1 comentarios

Celebro las lágrimas de esta mañana, elegida
¿por qué el amor compartido?
si tu espalda merece un solo abrazo
si tu cuerpo reclama una sola piel
¿a dónde la compañía?
¿a dónde, si ya sólo tienes ausencia?

Erika Almenara, 20.4.06 08:43

3 comentarios

Más de Galera

Después de este viaje, he quedado aún más golpeada al saber que tanta belleza está a punto de perderse.
Lo peor, somos nosotros mismos quienes perpetuamos la propia muerte.

Erika Almenara, 19.4.06 07:03

3 comentarios

Cerca, muy cerca



Así se dibuja el espacio más alto del mundo, Galera (15.687 pies).

Erika Almenara, 06:55

0 comentarios

El Ferrocarril


Uno de sus lados mostrándose a la vista y paciencia de tanto pasajero lleno de nube. Mi país es bello y están a punto de destruirlo ¿qué nos quedará después?.

Foto de Luis Hernán Castañeda.

Erika Almenara, 06:46

2 comentarios

Camino a Huancayo

La foto ha sido tomada por Luis Hernán Castañeda, mi compañero de viaje.

Erika Almenara, 06:42

1 comentarios

Veo los ojos desde tus ojos
el olor bajo tus axilas
resguarda el ichu entre las quebradas
el sol alumbra tu rostro
tu rostro me ilumina a mí.

Erika Almenara, 17.4.06 08:11

3 comentarios

Todavía me duele
la niña de ojos cándidos
vendedora de caramelos de limón
que por diez
ha sonreído
que por diez
me ha curado.

Erika Almenara, 08:08

2 comentarios

Errante caballero que entre las matas descubres una mujer lavando su cuerpo, dónde sino a la orilla. Acercarte quisieras mas sabes, mas sabes que el pelo que enrosca, que los dedos que dobla orientados ya están y tú observas sin quejidos, sin turbulencias, tú sólo obervas.

Erika Almenara, 10.4.06 08:37

12 comentarios

¿Qué puedo decir yo?
que fui mujer y he sido hombre
que traigo pantalones y no faldas
que llevo los pechos hinchados
que traigo la boca rota
alguien me ha golpeado
alguien me ha acusado
y yo
yo tan sólo le he volteado la mirada.

No sé ofrecer la otra mejilla.

Erika Almenara, 08:32

5 comentarios

Una mujer se paraliza
en frente de lo conocido

una mujer calla
no mira su reflejo frente al mar
piensa en la experiencia
y repasa su costo

una mujer peina su pelo
y no espera.

Erika Almenara, 6.4.06 07:51

6 comentarios

Lo tragado,
ya sabe mal.

Erika Almenara, 07:50

0 comentarios

un lago helado,
patos congelados flotando
plantas decaídas y sin embargo, aún vivas

estos son los últimos sucesos
¿lo supiste?
el lago soy yo

Erika Almenara, 07:48

2 comentarios

Se ha ido,
como se ha ido tu pelo,
la que era redonda
como la cabeza que ahora es tu corona

se fue,
la echaste mientras bebías agua
cuando más dura estaba,
cuando moría de sed

dejaste de ser toro,
de ofrecer torres

la hiciste a un lado,
como se hace con un viejo mueble

y ya no hay juego
ya no hay tréboles ni corazones.

Erika Almenara, 07:46

0 comentarios

De cuando un blog cierra

El escritor Luis Hernán Castañeda ha anunciado la desaparición de su Blog El Diario de Antoine Doniel . Es una lástima tener que decirle adiós a este espacio tan lleno de belleza y verdad. Sabemos pues, sin embargo, que llevaremos con nosotr@s ideas capturadas desde las líneas que amablemente, Luis Hernán nos regaló. Buenas noches Antoine.

Erika Almenara, 3.4.06 07:39

2 comentarios

El Coraje y a la gracia de Jimena

Alonso Cueto
Perú21
Lunes 3 de abril de 2006

Un periodista, como un escritor, nunca puede perder su capacidad de asombro. La vida en su infinita, mercurial variedad, es una fuente de revelaciones. Lo que caracteriza a un escritor, como a un periodista, es su capacidad por descubrir estas revelaciones y encontrar las palabras que puedan representar su intensidad y su dramatismo. La muerte, que es, al final, parte esencial de la vida, también aparece frente a nosotros de muchas maneras. Saber cortejar a la vida con gracia, poder desafiar con desparpajo a la muerte, es una característica esencial del trabajo de una periodista.

La periodista y escritora Jimena Pinilla, que murió el jueves pasado, fue una de esas personas. En el prólogo de su libro Me he sentado a caminar (Peisa, 2003), cuenta de sus experiencias con la muerte, cuyo origen en su caso era un desorden genético ligado a su sistema inmunológico. Una de las paradojas felices de su vida fue que ese cuerpo disminuido y vulnerable alojaba una de las almas más corajudas y graciosas que he conocido. A pesar de que más le hubiera convenido una profesión que la obligara a estar protegida, en espacios cerrados, ella se sentía periodista de corazón, es decir, de un corazón que late en busca de los personajes que hacen que la vida a nuestro alrededor sea posible.

Y no solo los entrevistaba a ellos sino también a comunidades enteras. Hace no mucho, equipada con un tanque de oxígeno, llegó hasta las alturas de Sarhuas para entrevistar a los artesanos. Su coraje venía de su sed insaciable por la vida. Creo que ese coraje se alimentaba, como a veces ocurre, de la felicidad.

Amaba no solo a su familia, compuesta por Juan Carlos, sus padres Antonio y Teresa y sus hermanos Teresa, Carmen María, Patricia, Susana, Charo y Toño. Amaba también a la gente y confiaba en su esencial bondad. Esta fe en las personas era un instinto, como lo era su convicción de que el Perú iba a convertirse en un país integrado. No solo tenía esa fe sino que veía en el periodismo una ocasión para practicarla. Por eso se ponía un tanque de oxígeno para ir a Sarhuas, por eso se mezclaba con la gente de las calles para escribir sus crónicas, por eso no aceptaba la insistencia de su enfermedad y seguía practicando el periodismo como una aventura.

Toda persona que escribe, por más pesimista que crea ser, es ya en cierto modo una optimista. Escribir es creer en las posibilidades de una relación. Ella escribió mucho, siempre, y no solo textos periodísticos sino también relatos. Fue parte de una promoción valiosa de escritores jóvenes que Iván Thays y yo conocimos en los talleres de narrativa del Centro Cultural de la Universidad Católica. El hecho de que haya dejado tanto escrito, de que podamos seguirla leyendo es el testimonio de una vida que vivió con intensidad hasta el último día. El sarhuino que le agradeció en quechua durante su sepelio la va a recordar siempre, igual que todos los que la conocimos, la leímos y la seguiremos leyendo y conociendo.

Erika Almenara, 07:19

1 comentarios

Cuando fuimos Little Girl in Blue

Te habla
no
a
la
que
has
dejado
en
pausa

te habla
la de la silla,
la que ahora
desnuda,
frente al espejo,
se cubre con retazos,
que,
a través de aguja e hilo
ha unido.

Erika Almenara, 2.4.06 16:56

2 comentarios

Reclamando el País con Alicia II

Muñeca de trapo arrojada sobre trapos
boca tapada
lágrima escondida
voz silente.

Erika Almenara, 16:52

0 comentarios

Reclamando el País con Alicia I

Duerme a deshoras la sin dientes, descansa impávida a pesar de los quejidos de la danza. Murmullos de antiguos demonios, de antiguos dioses se nombran y desde un juego ella recorre los cerros cuando aún es niña, cuando aún los techos son de barro.

Erika Almenara, 16:50

0 comentarios