LGIB

Era marzo

cuando un río irresoluto abrió sus aguas para tragarsela
la flor se marchaba
así lo decidían ella y su pasado

un hombre leyendo una carta,
antiguo compañero
y horas
horas de felicidad que dejar atrás

era marzo
cuando las cicatrices se activaron
cuando el padre volvió a tocar
cuando el hermano cubrió su boca
y
ella
ya sólo pudo gritar en el papel

era marzo
y de piedras llenó sus bolsillos

el río Ouse abría de par en par su enorme boca.

Erika Almenara, 29.5.06 09:03

8 comentarios

Celebro la muerte interrumpida, la reacción inesperada frente al agobio. La espada se ha levantado. Los pies sobre la tierra me hacen la madre y no ando más descalza y sin embargo soy salvaje ¿a dónde la costilla? Los ojos sobre la luna, inventario que dejar atrás, uñas que no necesitan seguir desgarrando. Y bailo con la muerte que decide abandonarme. Almaceno compañías que no extraño. Saludo a los ojos que por fin se han ido. Acaricio el vientre nunca más abultado, las piernas duras, lo brazos duros ya mas nunca la mirada.

Erika Almenara, 28.5.06 08:52

7 comentarios

Zenón de Citio,
compañero
¿cómo hacer?
¿qué decir?
Cleantes
¿a dónde?
Crisipo
¿por qué?
control
desapego
yo no puedo
hoy
no puedo.

Erika Almenara, 25.5.06 10:37

5 comentarios

Feliz Cumpleaños

A estas alturas de tu vida
detente y mira
el reflejo en el mar
repasa el costo,
la aventura
y siéntate

que
vamos a hablar
de ti,
conocida mía

sobre el manantial,
sobre su Ebro

ese que otorgas
enardecida,
conocida mía
ese que otorgas

el camino siempre en frente
se ve mejor
cuando lo iluminas con tus ojos.

Erika Almenara, 22.5.06 12:45

11 comentarios

La serena soledad por el camino arranca un suspiro
el bolso danza desde mi costado
nadie me ha herido con una lanza
y juro que voy hacia el cielo.

Erika Almenara, 18.5.06 08:20

4 comentarios

Eclipsada,
la sábana cierra mi boca y no un beso
¿y tú?
refugiado en lo tibio
te ahogas sorbiendo
respiras de mí.

Erika Almenara, 16.5.06 13:33

4 comentarios

¿Sabes que muchas veces hacemos un viaje largo, muy largo del que mucho nos cuesta volver? ¿Sabes que hay momentos en los que apagamos la mirada pues la realidad frente a nuestros ojos nos nubla la visión?

Yo vengo de una emancipación, de una sucesión de años que me han traído hasta este ahora. Han pasado noches y cada día de estos veinticinco años me ha dolido, han habido noches en las que me he tenido que asesinar.

Sin embargo, y para tu deleite, me he levantado y estoy de nuevo en pie y más en tierra que nunca. Haber volado estos cuatros años casi me cuesta la vida, mi real fracaso y aunque al final me vi impuesta ante un destino que deseaba pero que no me atrevía a encarnar, agradezco a mi suerte por haberme liberado primerísimamente de aquel yugo que lo único que causó y trajo fue muerte.

Porque así era yo, una mezcla incólume de variación perpetua.

Erika Almenara, 14.5.06 16:13

5 comentarios

Resumida en un sólo querer he despertado, a las luces de la avenida arequipa, a su coqueto caminito de curvas redondeadas. Reconstrucción a todo nivel ¿acaso posible? De oro quiero ser, dejar la plata. Fundirme en mí misma sin gritos y a pausas, por el caminito, por el caminito, Eri.

Erika Almenara, 13:53

1 comentarios

El viento eres tú


A veces entra en el bosque un silbido veloz

que recorre fugaz la penumbra y la luz,
y los árboles fríos del bosque soy yo.

Todas las copas se postran a fin de existir;
de no hacerlo, deshechas habrían de morir,
y ese viento que trae la muerte eres tú.

Eres la llama que abraza la flor
y la violencia del fiero huracán,
la sombra oscura que sigue mi amor.
Por qué, por qué tú sigues, di,
matando este amor que dejas.

Silvio Rodriguez escribió esta canción para su madre.
Feliz día mamá.

Erika Almenara, 12.5.06 14:42

4 comentarios

Aquí Alejandra


Bicho aquí,
aquí contra esto,
pegada a las palabras
pegada te reclamo.

Ya es la noche, vení,
no hay nadie en casa

Salvo que ya están todas
como vos, como ves,
intercesoras,
llueve en la rue de l'Eperon
y Janis Joplin.
Alejandra, mi bicho,
vení a estas líneas, a este papel de arroz
dale abad a la zorra,
a este fieltro que juega con tu pelo

http://www.lainsignia.org/2001/mayo/cul_019.htm

Erika Almenara, 11:26

2 comentarios

Cálculo en pausa de un tiempo que no corre. Si tuviese, por lo menos, un lugar menos doloroso donde apoyar la espalda, los golpes en la mano no resultarían tan molestosos. Hay una urgencia por hacer cálculos, por llamar al río, por abrir el caño.

Erika Almenara, 08:10

2 comentarios

Romería decaída, silencio competitivo, cables, teclas, luces lamentables. Palabras que empuño contra mis mismos dedos que corren lento tras el golpe, 20 palabras por minuto dicen, imprima no deprima.

Erika Almenara, 08:03

0 comentarios

Axfisia colectiva, dánzante a un sólo pie, cabeza detenida, ojo ciego.

Erika Almenara, 08:00

2 comentarios

MTC

Una rueda en movimiento ha sido detenida. El freno ajeno, el freno de haber nacido peruanos. La espalda duele. ¿A dónde el sol? ¿A dónde el viento? La espalda duele, el freno de haber nacido peruanos. La rueda detenida, un cuerpo cansado, allá afuera está la vida, allá afuera el movimiento.

Erika Almenara, 07:53

0 comentarios

Aniversario de la existencia

¿Qué puedo decir yo?
que durante meses he perdido, he recuperado y he vuelto a ganar
que de la mano de una amable mujer he hallado el camino, escuchado mi voz

¿Qué puedo decir yo?
si la vida fluye desde los ojos y la palabra de un buen señor, compañía inigualable, decisión inamovible
si los amigos celebran, si los amigos están
si la vida ahora también baila al ritmo glorioso de un sentirse viva

¿Qué puedo decir?
si hay cantos nuevos sin cuerpos, con voces
si los puertos ya se miran a lo lejos
si este vientre cree poder llenarse alguna vez.

Erika Almenara, 8.5.06 07:12

5 comentarios

Intermedio II

Detalles que parpadean en la nada de nuestros cuerpos
que se crean que se curan que generan
en un rincón viejas penas nos observan
y callan
respetan nuestro silencio
la hierba
el maní
el manantial latente de darnos vida.

Erika Almenara, 4.5.06 09:10

8 comentarios

Intermedio

La tregua
los aires
el bosque

camino
me muevo
giro
busco

tú.

Erika Almenara, 09:07

3 comentarios

Jimena Pinilla


Ellos son Jimena Pinilla y Juan Carlos Belaunde, una de las parejas más felices que he conocido en mi vida. Tendrían que haber visto la forma en que se miraban para entender de lo que estoy hablando. Aquella noche nos reuníamos en casa de Gonzálo para celebrar el término de la Escuela. En la crónica que he posteado anteriormente se hace referencia a esta noche. Fue una noche que estuvo llena de alegría, de buen amor, de amistad. Así solían ser también nuestras noches y mañanas de Escuela, cada martes, jueves y sábado.
Los primeros sábados fueron los más difíciles pues aún sentíamos nervios al presentar nuestros cuentos frente a los compañeros, frente a los maestros, pero siempre hubo personas como la Jime, por ejemplo, que te decían algo gracioso y te daban ánimos para leer sin tanto temor.
Yo recuerdo con mucha admiración el cuento de Jime cuyo inicio posteo a continuación, se llama EL PREMIO CONSUELO. Así escribía la Jime sus cuentos, así de interesantes son sus argumentos.
Echado en el jardín sentía las cosquillas del pelo de su perro cóquer encima de todo su cuerpo. Juntos se revolcaban. Él se reía y el perro movía su cola y le lamía la cara. Él se divertía, se despeinaba, se embarraba. De pronto la voz de su madre sonó fuerte:
-- Rodrigo, ¿ya estás listo? Recueda, hoy vamos a visitar a tu hermano.
Claro, cómo podía haberlo olvidado. Rodrigo, su hermano, el auténtico Rodrigo. El que murió hace diez años, pero seguía mandando en su casa que se resistía a olvidarlo. Acaració a su perro sin mucho ánimo ahora. Él había sido el comodín, siempre lo supo. Una especie de premio consuelo que nació para cubrir un vació y lo peor es que resultó un mal reemplazo porque, lejos de alegrar a su madre, había empeorado las cosas.

Erika Almenara, 1.5.06 15:42

2 comentarios