LGIB

El mejor cuartel de todos: la amistad.




Ayer por la noche postergué cualquier posible visita a la FIL, caminé quince pasos saliendo de casa y llegué al DELFUS. Pronto el segundo piso se alumbró con la alegría de Pierre, Karen, Gonza, Madru y Bruno, porque Bruno siempre está aunque se haya ido.

Mis amigos recitaron sus textos y yo estaba inflada de orgullo y alegría por estar con ellos después de tanto tiempo, por notar su crecimiento, su evolución. La Madru leyó unos poemas sobre animales muertos, Gonza una reseña sobre un buen libro de Kerouac, Karen unos hermosos versos en los que nombró aquella jaula que muchas veces nos impide volar y Pierre, Pierre leyó un poema dedicado a Bruno. Eso fue mucho, demasiado, en una noche como la de ayer, en días donde mi propia partida se hace cercana, en la que a cada minuto me despido de alguien, de sus gestos, de su magia. Porque cada quien posee una magia única dentro que se deja ver en actos pequeñitos, en miradas, en guiños.



Y así tuvo su movimiento la noche, fueron llegando otros amigos como mi querido José Miguel, chacalito, Cecilia Podestá, entre otros. Era un ambiente literario, en el que las palabras construían verdades y en la que evidentemente faltabas tú.

Erika Almenara, 26.7.07 10:24

2 comentarios

2 comentarios

at 12:51 p. m. Blogger emily dickinson dijo...

I HIDE myself within my flower, That wearing on your breast, You, unsuspecting, wear me too— And angels know the rest. I hide myself within my flower, That, fading from your vase, You, unsuspecting, feel for me Almost a loneliness.

 
at 11:13 p. m. Blogger madrugada dijo...

lindiii tu posttt!

qué loco, no sabía que tenías esa foto!

(me hiciste recodar ese momento)

:*

 

Publicar un comentario